Bergman, un amor tormentoso, en la cita

Bergman, un amor tormentoso, en la cita

La severa infancia de Ingmar Bergman marc?? su profesi??n art?­stica. Detr??s de calcular su retirada del cinema, el director sueco narr?? la conexi??n de las padres en el texto ???La gran voluntad??™, convertido en cinta por Bille August con el t?­tulo sobre ???Las mejores intenciones??™. Su le?­da ilumina la obra sobre un autor clave para la cultura actual

La ma?±ana desapacible de el fr?­o sobre 1965 el entonces director de el Dramaten, Ingmar Bergman, trataba de imponer en el teatro el orden que hab?­a desbaratado la tremenda nevada. Todos hab?­an llegado tarde, las actores as?­?­ como el p??blico que asist?­a a las ensayos. Bergman estaba malhumorado. Recibi?? de r??pido la llamada de su origen, Karin, para informarle sobre que su pater hab?­a sido hospitalizado Con El Fin De acontecer intervenido por un tumor maligno. La g?©lida manera en que el director narra esta decorado en su memorias, Linterna m??gica, nos brinda una idea precisa tanto de una escritura bella y no ha transpirado anal?­tica como sobre la frialdad de coraz??n que hered?? sobre su pater, el pastor luterano Erik Bergman. Bergman inform?? a su madre en tono desabrido de que nunca ir?­a a hablar en el capa sobre homicidio con quien no ten?­a nada que decirse. La madre se ech?? a lamentar, y no ha transpirado el hijo le record?? que las l??grimas nunca le conmov?­an. Expresado esto, colg?? con furia el tel?©fono.

Bergman por la tangente la huella de el director en el cinema y no ha transpirado la televisi??n actuales

Pasadas unas horas, esa misma tarde, la secretar?­a de el Dramaten interrumpi?? el entrenamiento de anunciarle al director que en la camino le esperaba la se?±ora Bergman. ?????Qu?© se?±ora Bergman????, pregunt?? ?©l irritado. Bergman se hab?­a casado tantas veces igual que para encontrarse sembrado sobre se?±oras con su apellido la urbe. No obstante no se trataba sobre la sobre las chicas, sino de la origen. Su origen, temblorosa, azotada por el fr?­o desplaz??ndolo hacia el pelo por la nevada, enferma debido a de el coraz??n, se present?? en el despacho sobre la m??s enorme autoridad del teatro sueco y le cruz?? la cara. El novio respondi?? riendo, ella rompi?? a llorar. El hijo le pidi?? sobre coraz??n que lo perdonara y prometi?? ver al padre, por la novia. Pero la leyenda dio un viraje inesperado la tarde en que Ingmar se estaba preparando para ir a ver a ese padre con el que mantuvo la comunicaci??n conflictiva le avisaron del hospital que era su madre la que hab?­a muerto de un ataque al coraz??n en la habitaci??n de el enfermo.

Ten?­a Bergman eliminar fitness singles una manera retorcida de librarse del pesar. Tanto en la diario como en una gama sobre entrevistas disponibles en Filmin en donde analiza vida y no ha transpirado tarea da cuenta sobre eso. Dec?­a el director que regodearse en la responsabilidad resulta una manera de entregarse a la autocompasi??n y a la vanidad; por tanto, lo m??s honrado ser?­?­a eliminarla. O transformarla en procedimiento, que es lo que ?©l hizo toda su vida, dar rienda suelta a las demonios, librarse sobre ellos por medio de las conflictos que atormentaban a las personajes. De ning??n modo escondi?? la herida que arrastraba a fruto de una infancia en la cual el pecado, la confesi??n, las castigos y no ha transpirado el perd??n condicionaron la estricta forma en la que fue criado; la trato entre padres, hijos as?­?­ como Dios igual que un intermediario implacable lo invad?­a al completo. El castigo, aunque visiblemente arbitrario, nunca pod?­a ser cuestionado. A esa ciega aceptaci??n sobre la crueldad atribuye Bergman el hecho sobre que el nazismo fuera asombrosamente asumido por su estirpe ???Nunca hab?­amos audici??n hablar sobre liberaci?­??n y no ha transpirado abundante menor la hab?­amos experimentado. En un r?­gido organizaci??n jer??rquico la totalidad de las puertas est??n cerradas???.

Los padres sobre Ingmar Bergman, Erik Bergman y no ha transpirado Karin ?…kerblom. ?© Stiftelsen Ingmar Bergman

Fue, por tanto, su vida la necesidad continuo sobre huida, un rechazo a ese pater que despu?©s de imponer el castigo obligaba a sus hijos a besarle la mano. Las parejas que retrata Bergman en su cine se engolfan en discusiones en las que se revela la traici??n, la deslealtad, la imposici??n de el anhelo a todo otro deber sobre la vida. Nos suele presentar el cineasta a hembras as?­?­ como hombres que habi?©ndose criado en ambientes de la severidad implacable se dejan abrazar por la irrupci??n sobre la actualidad en la humanidad sueca. Pero al ir cumpliendo a?±os de vida, el director fue sintiendo la necesidad sobre regresar al pasado. Es revelador que eligiera la leyenda de los ni?±os Fanny as?­?­ como Alexander (1982) como la especie sobre testamento cinematogr??fico, de despedida, si bien siguiera dirigiendo Con El Fin De la tele p??blica. Alexander, trasunto de el propio Bergman, ser?­?­a un nene aterrorizado por su padrastro, un reverendo fanatizado, torturador, que a?­sla as?­?­ como monopoliza a su origen, que los somete a la vida exenta sobre ternura y no ha transpirado gozos. Bergman haya en la fantas?­a la forma sobre librarse sobre ese cruel vasallo sobre Dios. Como en los cuentos tradicionales, el secuestrador sobre ni?±os muere.

Faltaban determinados a?±os, nueve, para que el director abordara la memoria de sus padres de una forma menor rencorosa. Un esquema cinematogr??fico le anim?? an ello. Escribi?? Bergman para el gigantesco director Bille August un guion tan narrativo, tan externamente de las leyes que rigen la escritura cinematogr??fica que el lapso ha convertido esas p??ginas en la de estas may??sculos novelas suecas. La editorial Fulgencio Pimentel rescata en la primorosa edici??n La gran voluntad, devoto esta ocasi??n a su t?­tulo original, puesto que de Durante la reciente publicaci??n en espa?±ol se eligi?? el t?­tulo sobre la pel?­cula, Las mejores intenciones.

La buena voluntad, bien desde el t?­tulo, dispone de resonancias b?­blicas. Es la excelente voluntad que se presupone a hombres y no ha transpirado chicas, los buenos prop??sitos que se ven frustrados o traicionados por esas pulsiones humanas que envilecen a lo generoso de la vida nuestro coraz??n. Bergman buce?? en las fotos y no ha transpirado recuerdos parientes de reparar la vida de Erik Bergman as?­?­ como Karin ?…kerblom (en el libro, Henrik y no ha transpirado Anna). Todos estos j??venes que han sido las padres se conocen en Uppsala, una poblaci??n universitaria en aquel 1909. Henrik ser?­?­a estudiante sobre Teolog?­a, pobre, distinguido, resentido por un ascendencia miserable, hu?©rfano sobre padre, puerilmente rencoroso con cualquier que pueda herir su dignidad; Anna es hija de la burgues?­a acomodada, inteligente, bella, deseosa sobre volar por su cuenta detr??s de haber crecido entre algodones. Contra las deseos de las padres sobre la muchacha, que intuyen en el mozo la intransigencia a la que la hija nunca est?? acostumbrada, Anna seguir?? las consejos sobre su enamorado hasta el aspecto de transformarse en la esposa del sencillo pastor, traslad??ndose con ?©l al meta remoto de Suecia, en Forsboda. Se aman. Henrik admira la disposici??n de su esposa a adoptar la vida rural, dura, inclemente, as?­?­ como Anna tolera la fan??tica austeridad de su marido, esa intransigencia resentida que enmascara como imparcialidad.